Ahorrar monedas ¿vale la pena?

En ocasiones podemos pensar que las monedas al ser las denominaciones mas bajas del dinero puede que no causen gran impacto en nuestras finanzas personales pero ¿sera cierto?

Existen diferentes tipos de personas:

  1. Quienes las gastan en cuanto tienen oportunidad.
  2. Las olvidan en el auto, pantalones, cajones, mochilas…
  3. Las ahorran.

En el primer tipo de personas hay quienes las organizan cuando las reciben, las llevan consigo y las gastan responsablemente, pero también hay quienes las usan para alimentar los gastos hormiga, por ejemplo: el café fuera de casa, chicles, refresco, o compras impulsivas que no cuesten mucho, si a es le sumamos ser algo despistados se convierten en el segundo tipo de personas, que las tienen por aquí, por allá, y cuando tienen la suerte de encontrarlas las gastan inmediatamente.

En la tercera opción tenemos ahorrarlas y convertirlas en una especie de ahorro hormiga, involuntario, sin pensarlo mucho, como los gastos con ese nombre, lo he hecho en los últimos 2 años y he juntado en promedio 7,500 pesos al año, sin mucho esfuerzo, quizá para algunos parezca poco pero por cambiar un habito, es una buena cantidad.

El procedimiento fue el siguiente:

  1. Destina un bote, alcancía, caja, para las monedas, lo que gustes.
  2. Al gastar en efectivo guarda las monedas juntas en una bolsa especial de tu mochila o pantalón, no las botes donde sea en el coche o mochila, juntas!
  3. No las gastes si haces mas transacciones, a menos que sea muy muy necesario. (Criterio personal)
  4. Al llegar a casa depositalas todas en el contenedor que elegiste.
  5. Cuando salgas de nuevo, piensa si de verdad necesitaras algunas para el camión, estacionamiento, o algo especifico. Solo toma las que usaras, no cargues «por traer».

Hay que ser conscientes que, si un día gastas 10 pesos con un billete de 100 y te dan puras monedas, quizás guardar 90 pesos si te saque de balance en tu presupuesto diario, cuando te pase eso, sigue usando lo necesario para terminar tu día pero llegando a casa deposita el resto.

Con el paso de los días, te causara gusto el llegar a casa y dejar algo en la caja y ver como se va acumulando, comenzaras a dudar entre gastarlas en los dulces que no necesitas, o llevarlas a casa.

Elige un plazo determinado, 6 meses, un año, para realizar una cuenta y llevarlas al banco, verás como todo suma. ¿Lo han intentado?

Acerca del autor

Daniel

¡Hola! Soy un ingeniero fanático de la tecnología, la música y el café, estoy aquí para compartir información sobre eso y más.

Ver todos los artículos

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *